Oraciones Católicas y Cristianas

Una herramienta eficaz y oportuna que tenemos disponible en todo momento y lugar, son las oraciones católicas. Son nuestra tabla de salvación, liberación, reconciliación y de paz que como cristianos e hijos de Dios podemos aprovechar para nuestro beneficio y el del mundo entero.

No hay que tener temor a la hora de orar, pues es hablar con Dios de una manera personal e íntima; solo es necesario dejar que tus emociones y sentimientos afloren y que sea el Espíritu Santo, quien coloque en tus labios las palabras más apropiadas y que lleguen al corazón de nuestro Creador.

Son muchas las situaciones que vivimos en este mundo, y en ocasiones sentimos que nuestras fuerzas se agotan, que no podemos más; pero solo basta con sumergirnos en la misericordia de Dios, confiar en él y poner todo de nuestra parte para poder solventar lo que nos acongoja. No deja de ser una experiencia difícil, es verdad; pero al aferrarnos a la oración, encontramos luz y claridad, y poco a poco, nuestra tranquilidad.

¿Qué experimentamos al orar?

El consuelo, paz y tranquilidad que nos brinda la oración, es lo más grande que como humano puedes experimentar. Esa angustia que atormenta tu vida y que parece no terminar, la tristeza que nos invade en ocasiones y la incertidumbre cuando nuestro futuro parece oscurecer, son panoramas que cambian rotundamente, al orar.

Y es que el camino a la felicidad no es otro diferente que nuestra relación constante y firme ante nuestro Padre Celestial, una relación que permanece fiel y estrecha, cuando oramos. La adversidad se presenta, pero tenemos en la oración una gran aliada, muy diferente sucede con aquellas personas que no acostumbran a orar, se sienten solos y frustrados, y débiles para continuar.

Lo ideal, es animar a otros a orar. Poder propagar nuestra fe y que seamos testimonios vivos de la presencia de Dios en nuestra vida. Como primera medida en nuestro hogar, con nuestra familia, amigos y allegados, que podamos vivir en armonía y paz, que juntos podamos superar las adversidades y que, en las tristezas y alegrías, siempre involucremos la oración.

¿Dónde puedo orar?

Para orar solo basta con tu intención, aunque lo ideal es hacerlo en un lugar donde te sientas cómodo para poder expresar con palabras o pensamientos, todo lo que deseas contarle a Dios.

Si estás en tu trabajo, en el colegio o universidad, en tu casa, en la calle, en tu carro o en un lugar muy apartado, simplemente inspírate, alaba, pide, agradece o invoca la presencia de Dios en tu vida, en tu familia, en una situación que necesite resolverse o como tu escudo protector a donde te diriges, no sabes la eficacia que va a tener tu oración y la rapidez de Dios para escuchar.

Sin embargo, no está demás, encontrar un lugar apropiado, donde puedas orar solo o en familia, y que todos dispongan de la mejor aptitud a la hora de orar. Que, sin importar el lugar, encuentren esa conexión con Dios y que sea el Espíritu Santo, quien ilumina cada una de sus palabras, que puedan sentir su presencia y lo maravilloso de su amor.

Orar y rezar, no es igual

Orar es hablar con Dios de una forma más personal, contarle todo lo que nos sucede, hablarle como a nuestro mejor amigo, sabiendo que nos escucha y ayuda. No es necesario optar por un vocabulario extraño ni rebuscado, son tus propias palabras las que llegan al corazón de Nuestra Madre, la Virgen María o a Nuestro Padre Celestial.

Rezar es seguir una oración repetitiva ya escrita o existente, es tratar de pronunciar cada oración de las que ya conocemos o alguna nueva, sin equivocaciones o errores; pero con la misma fe y amor que sale de nuestro corazón, cuando oramos.

Oraciones católicas básicas

Que hermoso es nuestro peregrinar en este mundo, cuando desde niños profesamos nuestra fe en Dios y son las oraciones católicas básicas las que nos acompañan en este recorrer, entre ellas tenemos las siguientes:

  • La Señal de la Cruz
  • El Padre Nuestro
  • El Avemaría
  • Credo de los Apóstoles
  • Credo Niceno
  • Gloria
  • Acto de Contrición
  • Salve
  • La Regina Coeli
  • El Ángelus
  • El Ángel de la Guarda
  • El Magníficat
  • La Oración al Espíritu Santo

Otras Oraciones Católicas importantes

Incluye la oración en tu día a día

No dejes que la tristeza o alegría opaquen tu fe en Dios, no permitas que las cosas externas se adueñan de ti y que hagas de Dios, tu última opción.

Dale al Padre Celestial el puesto que se merece en tu vida, acuérdate de darle gracias, de apreciar todo lo que él nos da, todo lo que te concede y de todo lo que te salva. No olvides pedir con fe, en medio de la tribulación o angustia, y enseña a los demás, la maravilla que Dios hace en tu vida, sé ejemplo y testimonio de lo hermoso que se vive, cuando oras frecuentemente.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar